La Roja, pasión e ilusiones sin límite

Es sin duda la Roja, ese motor que alimenta pasiones, optimismo e invita a soñar, cada día más, de la mano concreta de los resultados y ese juego a ratos mecanizado, con movimientos absolutamente aprendidos en el día a día.

Es sin duda la Roja, ese motor que alimenta pasiones, optimismo e invita a soñar, cada día más, de la mano concreta de los resultados y ese juego a ratos mecanizado, con movimientos absolutamente aprendidos en el día a día, en el laboratorio de Sampaoli y su equipo técnico, pero a la vez con la cuota de improvisación sudamericana, que le entregan sus jugadores los cuales ponen todo su talento y sello personal a la hora de la jugada distinta.

Ciertamente algunos de nuestros jugadores,  pasan por un momento sublime en rendimiento y confianza, tienen en mente un objetivo y sabemos cuál es, ellos quieren el premio mayor y sabemos que darán todo por conseguir aquello, hoy hemos tenido la gran prueba, nuestra selección está para pelearle a cualquiera la posibilidad de llegar al lugar más alto, si bien hemos escuchado en algunos lugares que Inglaterra ya no es la misma de antes, debemos ser respetuosos con la historia y la tremenda selección que hemos enfrentado, Inglaterra es una potencia, tiene una de las mejores ligas, y su jugadores están en el orbe de los más cotizados.

Chile le ha ganado hoy, a una gran selección, no porque ellos, hayan bajado en demasía su juego, muy por el contrario, porque nuestra selección y nuestros jugadores han emparejado la calidad y la dinámica en virtud del buen fútbol.

Debemos analizar con algo de preocupación, aunque queda tiempo para solucionarlo, que si bien tenemos una generación extraordinaria de jugadores, la diferencia entre los indiscutidos y los que buscan una oportunidad en esta nomina mundialera, es abismante en algunos casos, por lo que deberá trabajar incansablemente Sampaoli en buscar los reemplazantes, que lleguen a la altura de los indiscutidos, o trabajar duro con los elegidos para el reemplazo, de manera que tomen el tono que necesita el cuerpo técnico.

Claramente esto es factible, por lo demás en algunos casos puntuales los reemplazantes perfectamente podrían ocupar un lugar en los titulares, sin causar diferencia, Incluso llegando a ser una grata sorpresa en rendimiento para algunos, es una mínima preocupación, aunque sabemos que materia prima en estos momentos, Chile tiene, existen grandes jugadores con sed de oportunidad con la capacidad concreta de transformarse en nuevas figuras.

Nuestra Roja nos ha hecho hoy, una gran propuesta, concreta e ilusionante, para que creamos y soñemos en que esta vez, aquí muy cerca de nuestro Chile, las cosas serán distintas, que estos chicos no tienen temor y que sus objetivos están allá, en lo más alto, que de la mano de esta generación de jugadores y cuerpo técnico, Chile volverá del Mundial, con el pecho inflado de orgullo y dejara puesto en lo más alto la bandera de la estrella solitaria.