La selección de los chilenos por opción

Con la posible inclusión de Mauro Zárate en la Selección Chilena nos viene a la mente la polémica en torno a los seleccionados nacionales de origen extranjero. Más allá de la contingencia el fenómeno tiene raíces desde los inicios del fútbol chileno, aunque se hizo menos frecuente desde los ’80 hasta hace un año atrás. A continuación vamos a repasar a los que adoptaron la nacionalidad chilena y defendieron a la Roja.

En 1910, el escocés Colin Campbell inició la lista de foráneos en la Selección. Disputó tres partidos y anotó un gol, en un partido ante Argentina. En esa misma década, entre 1916 y 1920 el primario exponente de la “chilena”, el español Ramón Unzaga, anotó un gol en 8 partidos y jugó como defensor dos campeonatos sudamericanos.

En la década del ’20 hubo un solitario nacionalizado: en 1921, el español Juan Legarreta Ugarte jugó su único partido con la tricota de Chile.

Ya en la década del ’40 los argentinos aparecieron en la órbita de la Selección. Salvador Nocetti figuró en una lista de 1940, Eduardo de Saa, en una de 1941 y Florencio Barrera, entre 1942 y 1945, cuando disputó 10 encuentros por la nacional. También los oriundos del Perú, Juan Castillo (1941), Pablo Pasache (1941) y José Balbuena (1947) se hicieron presentes. Además se sumó el costarricense Hernán Bolaños, en 1940 y 1941, quien luego se convirtió en Embajador de su país natal en Chile.

Desde 1954 a 1960 apareció el extranjero nacionalizado con más partidos en la Roja hasta ahora. Se trata de Rodolfo Almeyda, con 22 convocatorias. El mediocampista, de buen juego aéreo y gran técnica, jugó en Universidad Católica, Unión Española y Palestino.

En el año 1963 el mediocampista e integrante del “Ballet Azul”, Ernesto Álvarez, “El Maestro”, fue convocado en una oportunidad al equipo chileno.

Por los ’70 fueron considerados un par de argentinos muy destacados. Se trató de Jorge Américo Spedaletti (1975 a 1977) y Oscar Fabbiani (1979). El primero, “El Flaco”, delantero, jugó 5 encuentros y tuvo un paso extenso por canchas nacionales, pues fue miembro de Universidad de Chile, Unión Española, Everton y Deportes Antofagasta. El segundo, “El Popeye”, jugó 3 partidos por la Roja y fue integrante de equipos chilenos tales como Palestino, Everton, Unión San Felipe, Deportes Iquique, Coquimbo Unido, Soinca Bata, San Luis de Quillota y San Antonio Unid, en varios de los cuales fue campeón y goleador.

En la década de los ’90 el portero José Daniel Morón fue el único extranjero nacionalizado en ser convocado, entre 1995 y 1996. El argentino naturalizado chileno está muy identificado con Colo Colo, camiseta que defendió desde 1988 a 1994, con la que ganó la Copa Libertadores. Además participó de los planteles de Provincial Osorno, Deportes Concepción, Palestino y Audax Italiano.

Hacia 2001, el nacido en Argentina Sergio “Superman” Vargas, ligado a Universidad de Chile entre 1992 y 2002, fue considerado en 10 ocasiones. Paralelamente, otro argentino-chileno, Daniel Pérez fue convocado un par de veces a la Roja, entre 2002 y 2005.

En cuanto a jugadores activos, Gustavo Canales (argentino nacionalizado) respondió a los llamados de la Selección en 2011 y 2014. Eximio goleador, juega hoy en la Universidad de Chile, con quien ganó la Copa Sudamericana de 2011, y además participó en Chile de Deportes La Serena y Unión Española. Otro naturalizado considerado ha sido el portero brasileño de Santiago Wanderers, Mauricio Viana, quien fue llamado en 2011 y 2012. Pedro Pablo Hernández, argentino nacionalizado, fue nominado en 2014, luego de su buen trabajo como volante en O’Higgins y ya ha respondido con 3 goles en 3 partidos, siendo el “extranjero” más goleador de la historia de la Selección Chilena. Finalmente, el defensor sueco-chileno Miiko Albornoz ha participado 4 veces de los llamados de la Roja, todos en 2014, siendo incluso convocado al Mundial de Brasil donde no vio acción en la cancha.