La Universidad de Chile 2.0 de Carlos Heller

Azul Azul, experimenta cambios, hace unos días Jose Yuraszeck y Federico Valdés vendieron una parte importante de sus acciones, al casi seguro, nuevo presidente de Universidad de Chile, Carlos Heller, quien vislumbra una U 2.0 como el mismo manifiesta.

Azul Azul, experimenta cambios, hace unos días José Yuraszeck y Federico Valdés vendieron una parte importante de sus acciones, al casi seguro, nuevo presidente de Universidad de Chile, Carlos Heller, quien vislumbra una U 2.0 como el mismo manifiesta.

Los nuevos tiempos en Azul Azul, seguramente vendrán de la mano de una persona, atípica para el mundo de los negocios, cercano con sus trabajadores y con una visión completamente distinta a la propuesta hasta el día de hoy, bastante más abierta, cercana y ciertamente con objetivos claros en los resultados deportivos.

Heller, en ocasiones ha sido tildado de impulsivo y algo loco, en sus propuestas para potenciar a la U, en muchas oportunidades a golpeado la mesa del directorio y en más de una ha salido molesto, porque entiende que las cosas son demasiado conservadoras, el pretende vértigo en la forma de dirigir la U, apostar a las contrataciones de peso, y al sueño de todo hincha Azul, el estadio propio, lo ha mencionado, casi como un barrista más, “no quiero que nos canten más que no tenemos estadio” y posiblemente se juegue toda sus fichas en esta cruzada.

La institución laica, gana con su llegada algo que hasta hoy no existía, esa cuota de irresponsabilidad económica, en el buen sentido de la frase, ya que él, en diversas oportunidades a propuesto contratar casi de manera irresponsable a diversos jugadores, que de llegar al medio nacional, ciertamente marcarían un precedente en  mega contrataciones, en la historia de nuestro fútbol, entre estas “locuras” propuso a Ronaldinho, también apostó por Santiago Silva y El Pocho Insua, en su momento, a su vez, debemos recordar la bullada negociación con Simeone a quien quería a toda costa, antes de la llegada de Sampaoli.

Es una de las situaciones, que le ha significado algún grado de desconfianza en sus pares, pero hoy las cosas se plantean de manera distinta, algunos directivos más conservadores, comienzan a dar un paso al costado, otros ya no ven con tanta desconfianza esta forma de trabajo, y comienzan a visualizar en él, un nuevo rumbo para la escuadra Azul, es lo que propone esta nueva posibilidad de directiva, cosas concretas en lo estrictamente deportivo, con grandes contrataciones de jugadores, una apuesta importante en la inversión de divisiones menores, para así generar grandes figuras, un gran complejo deportivo ubicado en Pirque, y el sueño Azul, el estadio propio.

Carlos Heller lo ha dicho en reiteradas oportunidades, y muy pocas personas han puesto atención en estas palabras, pero hoy, a la luz de su inminente llegada a la presidencia azul, cobran especial relevancia, “para mí esto no es un negocio, es una pasión” y claramente esto lo llevara a marcar una importante diferencia sosteniendo esa premisa, que de la mano de los logros deportivos, llegaran los resultados económicos, Azul Azul ha ganado a un soñador, quien cree fielmente, en que todo es posible, que se propone objetivos y no descansa hasta conseguirlos, sueña con una U, cada vez más grande, esa que hoy llama cariñosamente, la U 2.0.