No chilean no cry

Recuerdo cuando solíamos sentarnos al borde del asiento para ver cada partido de Chile campeón de América. Eso fue hace un año y muchas cosas han pasado. Un equipo que nos acostumbró a ganar y ganar, a meter en arco rival al equipo de turno, sin importar su historia o la cantidad de copas en sus vitrinas. Ya pasó un año y todo es diferente, ahora es una buena noticia que en el grupo de la Copa América Centenario estén Panamá y Bolivia, porque con Argentina, la nunca bien ponderada calculadora se permite la licencia de no sumar tres puntos.

La Roja de Juan Antonio Pizzi ya se encuentra en Estados Unidos para derribar los miedos que están volviendo, para tapar la boca de quienes hoy dudan del poderío y la jerarquía del plantel, para quienes saben que en algún momento del torneo se extrañará la presencia de Jorge Valdivia y para los que están nerviosos por el desempeño en el partido contra Jamaica del viernes recién pasado. En la cancha de Sausalito no solo volvieron los entrenadores de twitter a criticar a Orellana por su poca presencia o a Beausejour por estar más preocupado de la nueva Constitución que de marcar al lateral centroamericano. También volvió el mal juego y las vacilaciones defensivas que no veíamos en mucho… mucho tiempo, pero no, no podemos sufrir antes de entrar a la cancha. Si algo nos enseñaron los jamaiquinos, además de que tenemos poco margen de error y poco tiempo para mejorar, es la alegría de su música y el llamado a no llorar y a disfrutar de la fiesta. Gracias, Bob.

Aunque estamos más nerviosos que Nibaldo Jaque entrevistado en vivo, lo importante es que queda una semana para el debut y solo algunas horas para una previa de nivel contra “El Tri” mexicano, que ya no se presentará con la Selección B que trajo a la Copa América del año pasado. En este partido de preparación (Que no es más que eso, y que se verá en Chile por FOX y Mega a las 22hrs.) Chile saldrá con formación alternativa, principalmente para que “Macanudo” pueda ver las variantes con las que contará para el partido con Argentina del lunes 6 de junio.

Chile espera el inicio de esta copa con tres piezas clave que se sumarán durante la semana: Claudio Bravo, que tiene la gran virtud (Que no se vio en Sausalito) de gritarle a la defensa durante todo el partido, disminuyendo las desconcentraciones de la semana pasada; Marcelo Díaz, que no lo vamos a descubrir hoy, es el émbolo de esta selección desde que llegó a la Roja Don Sampa (Que hoy dedica su tiempo a la repartición de currículums en clubes de clase B); y Arturo Vidal, que sin duda puede colaborar en la generación de fútbol y empujar a Alexis para que ocupe la posición que le corresponde en el frente del ataque nacional.

Puedo augurar un buen futuro para Chile, pero todo depende de que su cuerpo técnico y sus jugadores mantengan el foco: que sigan poniendo al logro colectivo por sobre el individual, que el DT no pierda tiempo en Brooks&Brothers eligiendo su vestuario, y que Sánchez no se mueva por todos lados con seis guardias privados. Esto no es una apología al amateurismo, sólo pedimos calma y a lo que vinimos…