Posted on

El evento a realizarse en el casco antiguo de Santiago tiene como piedra de tope a los vecinos del parque Forestal, que se oponen a su realización.

Se suponía que se afinaban los detalles para que el 3 de febrero largara la fecha de la competición de bólidos eléctricos que se realizaría de manera inédita en Santiago. Se suponía, pero a casi dos semanas de la carrera, el municipio, liderado por su alcalde Felipe Alessandri ha informado que la organización y la intendencia regional no están cumpliendo con algunas exigencias, como preparar el trazado durante la noche, para evitar molestias viales. Además, los vecinos del parque Forestal han dicho que llegarán hasta las últimas instancias para evitar la carrera, ya que el pulmón verde y su entorno se verían seriamente afectados.

El problema mayor radica, según ellos, en que se deberá instalar galerías, el Car Park, remover semáforos y señaléticas, además de trasplantar árboles, alegando además que el sector fue declarado zona típica y por lo tanto, no debiese ser intervenido. La intendencia a través del intendente Orrego ha dicho que todas las precauciones han sido tomadas y que la realización de la carrera traerá un sinfín de beneficios a Santiago, algo que difiere de la opinión vecinal y del edil.

A dos semanas del evento, surge una luz amarilla en el recorrido.