Suárez con dos asistencias, le dio el triunfo a un apagado Barcelona

El uruguayo ingresó en el segundo tiempo y habilitó a Neymar y a Jordi Alba; Messi, que pegó dos cabezazos en el travesaño no pudo igualar el récord de Telmo Zarra.

El conjunto catalán no tuvo un buen partido y terminó obteniendo un triunfo gracias a sus individualidades. Al equipo de Luis Enrique le costó ser profundo y generar juego peligroso cerca del área de su rival.

Messi estuvo intermitente, no logró influir demasiado en el juego y dejó pasar la posibilidad de meter un gol, pasar a Telmo Zarra y convertirse en el máximo goleador de la Liga Española. La “Pulga” tuvo que retrasarse demasiado en el campo de juego ante la ausencia de Iniesta y Xavi, los dos generadores de juego más precisos que tiene el Barcelona.

A los 27′ del primer tiempo, Messi tuvo la oportunidad de marcar su gol histórico pero el travesaño se lo impidió. Impactó un cabezazo contra el palo luego de una serie de rebotes que se dieron en el área del Almería. También lo pudo convertir en un mano a mano que le tapó Rubén en dos ocasiones.

La sorpresa llegó a los 36′, cuando la “Pulga” perdió la pelota y el Almería generó un contraataque veloz que terminó en gol. La defensa catalana quedó abierta y Thievy aprovechó su velocidad para sacar ventaja, encarar solo hacia el arco y definir al palo derecho de Bravo.

Después del gol, el equipo culé tardó en reaccionar y se desubicó dentro del campo de juego. Con el marcador abajo y la desesperación de poder quedar lejos de la punta, Luis Enrique hizo dos cambios en el entretiempo. Ingresaron Neymar y Luis Suárez en lugar de Pedro y Munir.

El brasileño y el uruguayo le dieron mayor movilidad al frente de ataque del Barcelona, y lograron que el equipo tenga más dominio de balón. A los 72′, Neymar logró marcar después de un centro de Suárez y de un fallido intento de despeje de Navarro. La pelota entró despacio y se convirtió en el empate.

A los 81′, llegó el gol de la victoria. Un centro espectacular de Suárez terminó en una definición de Jordi Alba en el área chica y frente al arquero. El banco del Barcelona estalló en un solo grito. Un festejo que generó tranquilidad cuando parecía que la tarde se iba a terminar con un resultado negativo.

Pero lo que será noticia durante la semana es el debate de las alineaciones de Luis Enrique, más que el juego del equipo en la cancha. Al entrenador le ha dado un ataque de imprevisibilidad que es imposible de descifrar, pues parece no responder a ninguna lógica futbolística, sobre todo porque resulta más sorprendente para sus propios jugadores que para el rival, ya sea en la Champions o en la Liga. No era fácil mirar al campo en el estadio de Los Juegos Mediterráneos ante la fila de estrellas en el banquillo azulgrana: Alves, Piqué, Xavi, Luis Suárez y Neymar.

Todo esto ha hecho que el técnico asturiano cada vez vaya perdiendo más la confianza de sus dirigidos y la afición, ya que situaciones como las que está viviendo el Barcelona ahora mismo nunca pasaron con Pep Guardiola, Tito Vilanova o “Tata” Martino.

El sábado 22 de noviembre, Luis Enrique tendrá una nueva oportunidad en casa para ganarse la confianza perdida ante un complicado rival como lo es el Sevilla.