Un soñador con alma de romántico viajero

Un soñador con alma de romántico viajero, se acerca a la presidencia de la Universidad de Chile, Carlos Heller Solari, debe ser el directivo, que más claro tiene el concepto, de lo que el hincha azul pretende de su institución y de su equipo.

Un soñador con alma de romántico viajero, se acerca a la presidencia de la Universidad de Chile, Carlos Heller Solari, debe ser el directivo, que más claro tiene el concepto, de lo que el hincha azul pretende de su institución y de su equipo.

Es un destacado empresario, con linaje azul, ya que su nexo con la Universidad de Chile, viene desde lo más profundo de su familia, su abuelo Alberto Solari, ya seguía los colores azules, y su padre  Agustín Heller, llegó a ser un destacado presidente de su amada institución, ellos le traspasaron ese ADN que solo la gente azul sabe transmitir en su descendencia.

Debe ser unos de los dirigentes mas ambiciosos en el ámbito, resultados, y por encima de las ganancias económicas, establece como prioridad, los resultados deportivos, entendiendo que de la mano de estos, las ganancias económicas llegaran de igual manera a su querida tienda azul, ha sido disidente en variadas ocasiones con la actual directiva, quizás porque no tiene la formación de ingeniero y proyecta desde otra visión, su negocios.

Claramente debemos reconocer que es un visionario, y que sabe bastante de negocios, pero sobre todo, sabe en detalle lo que la gente de cuadro laico quiere, se juega por ese sueño que muchos han querido realizar, que es el estadio para la U, sabe que es algo que marcara en la historia con letras doradas a quien lo realice, y ciertamente buscara como llevarlo a cabo, lo mejor de todo, al ser un hombre transparente, se visualiza que esto, no será por un ego personal, sino porque así como todo hincha azul lo quiere para su equipo para regalárselo a su gente y que se sientan orgullosos de esto.

A su vez, le obsesiona la posibilidad de ganar la Copa Libertadores, y meter en el marco más grande de la historia sudamericana y mundial, a su querida U, sabe que para ello debe tener un equipo a la altura de este tremendo desafío, y que necesita jugadores de selección, tiene claro todos estos conceptos y debe ser uno de los tantos sueños por los que sufre de insomnio, buscando en esas noches interminables, la forma de realizar todo esto, de la manera más concreta y rápida posible.

Suena como el gran presidente, ese que todo hincha desea tener al mando de su institución, con una visión clara en que las ganancias económicas vendrán de la mano de los resultados deportivos, sin temor a invertir y buscar lo mejor para su equipo, es de esas personas que uno puede visualizar, que la vida los pone en el camino, para marcar la historia, y creo sinceramente que él, es quien le dará la pincelada final a esta gran institución, que de su mano, llegaran esos grandes logros, que marcaran la historia dorada de la U, dejando como legado todo aquello que en la intimidad le debe haber prometido a su padre, quien desde donde lo acompañe, llenara su pecho de orgullo como todo el pueblo azul.