Una especie en extinción

Existen Jugadores buenos para el fútbol, existen otros que basados en su estructura futbolística, se hacen fundamentales para un equipo, existen algunos muy pragmáticos que aportan, pero no se extrañan y existen los jugadores como Jorge Valdivia, que son de otro planeta.

Existen Jugadores buenos para el fútbol, existen otros que basados en su estructura futbolística, se hacen fundamentales para un equipo, existen algunos muy pragmáticos que aportan, pero no se extrañan y existen los jugadores como Jorge Valdivia, que son simplemente de otro planeta.

Sin duda, Jorge Valdivia, es de esos jugadores extremadamente virtuosos que se encuentran en periodo de extinción, de aquellos que se ven muy de vez en cuando, que en el fútbol de hoy son demasiado escasos, pero son ellos los que cada partido lo transforman en algo distinto y lleno de magia.

Debe ser el jugador más talentoso que ha nacido en nuestro fútbol, en su puesto, de hecho si él hubiese nacido en Argentina lo considerarían el sucesor de Maradona, si fuese brasileño hace mucho que estaría en una vitrina al lado de Pele, el mago ha sido figura en el fútbol donde nacen los más virtuosos jugadores de este deporte, y ha ocupado ahí, un número con más historia que el propio corcovado.

Debemos sentirnos orgullosos de que este jugadorazo sea nuestro y que Sampaoli lo haya recuperado para nuestro fútbol, debemos entender de una vez, que Chile no está para lujos, si bien existe una generación distinta y llena de talento, no podemos darnos el lujo y cometer la torpeza de perdernos la posibilidad ver jugar y tener en cancha a un jugador como Valdivia.

Es un súper clase, de hecho no se encuentra en su cien por ciento y aun así, marca la diferencia cuando le toca poner la magia y la jugada distinta, llena de talento y sello personal, cada jugada suya es para verla una y otra vez y quizás nuestros niños viéndolo jugar puedan aprender de él, y entender que este hermoso juego, es eso, magia.

Debemos cuidar lo nuestro y Jorge Valdivia lo es, tiene talento, visión, profundidad, sí, es distinto, derrocha talento y virtuosismo, pero es distinto, porque todos los genios, lo son.