Una mirada a la actualidad alba

La escuadra alba vive un momento irregular en el torneo y debe enfrentar a Universidad de Chile que viene en una espectacular alza deportiva.

La escuadra alba vive un momento irregular en el torneo y debe enfrentar a Universidad de Chile que viene en una espectacular alza deportiva.

Twitter: @gonzalocampr

Colo-Colo vive un momento irregular en el Torneo de Clausura 2011, ya que su rendimiento físico y futbolístico no es el adecuado, creo que estos pésimos rendimientos del cuadro albo le pueden pasar la cuenta cuando se enfrente a Universidad de Chile, un cuadro que vive un momento deportivo que asusta a cualquier rival, no tiene derrotas, pocos goles convertidos en contra, rendimiento físico exclente y una idea futbolística definida.

Creo que todo apunta a una victoria azul tomando los antecedentes de este torneo en particular, pero si se analiza el global de los clásicos jugados en el Estadio Monumental claramente el Cacique lleva las de ganar, siempre se habla de la condición de local que Colo-Colo ejerce en Pedreros donde los rivales sienten la presión del público dueño de casa. Aunque los azules vienen en un muy buen momento deportivo, la estadística ante los albos como visita no les favorece y eso ha pesado las últimas veces que los dirigidos por Jorge Sampaoli han pisado el gramado de Macul.

A pesar de la victoria de los albos sobre un escuálido Santiago Morning, que está luchando por no bajar de categoría, los dirigidos por Ivo Basay con poco fútbol y más garra lograron una victoria de los últimos cuatro encuentros, donde salieron goleados por Unión La Calera, Deportes La Serena y Universidad Católica. Entre los tres les encajaron 11 goles, resulta muy extraño creer que a Colo-Colo le conviertan dicha cantidad en tres fechas seguidas; y si van a jugar como lo hicieron ante el conjunto microbusero, el futuro no se avecina de buena manera para los de Macúl.

Uno podrá decir que Colo-Colo debe ganar porque es local y el cuadro más popular de nuestro fútbol chileno, pero lo que no se puede negar es la realidad deportiva que vive el club; puede que suene redundante, pero el contexto que se da basado en cómo llegan ambos clubes al llamado superclásico suele generar conclusiones apresuradas, que en su mayoría son erróneas. Lo que si se avecina es un partido que vale demasiado para el ego colocolino, es su clásico rival que está en frente, un rival que viene potenciado, en un buen momento y que viene de golear en Brasil al Flamengo de Maldonado y Fierro; un partido que significa mucho para el popular, ganarle al clásico enemigo, pero que ahora viene mucho más fuerte y pisando fuerte en nuestro fútbol. Sin lugar a dudas este partido se comenzó a jugar el lunes fuera de la cancha, el domingo será el juicio final.

¿Será Colo-Colo capaz de frenar en seco a Universidad de Chile que viene en un alza deportiva nunca vista?, esa pregunta solo será contestada el domingo a las 17:00 hrs cuando vuelva a rodar el balón y vivamos una nueva versión del superclásico.