OPINIÓN | Chile murió “en la Rueda”

En San Diego, EE. UU.; Chile se enfrentó al “Tri” que a estas alturas más que jugar al fútbol buscó sacarse la chapa de “hijo” frente a la “Roja”. Chile jugó más de una hora con uno menos en cancha y ahora los sensacionalistas pedirán con más fuerza a Marcelo Díaz y Eduardo Vargas.

Una de las últimas pruebas de fuego para la Selección Chilena, después de los resultados alarmistas obtenidos de local. Chile no muestra personalidad y si bien no tiene un juego explosivo por las bandas, hizo una muy buena presión en la salida rival y ahogó a México en los minutos iniciales.

Chile probaba un esquema con cuatro en el fondo, cuatro en el medio y dos delanteros en punta que, por la falta de gol; hacía presagiar más participación de los delanteros en el área, donde deben mostrar la categoría que los hace ser elegidos para representar a nuestro equipo nacional.

Arturo Vidal y Nicolás Castillo lograron incomodar a la defensa azteca e hicieron trabajar al “Memo” Ochoa en varios pasajes del primer tiempo. La dupla de Maripán y Medel no tuvieron muchas complicaciones para anticipar y cortar cualquier intención de juego ofensivo norteamericano.

Chile no le prestó el balón en la mitad a México en la primera parte; porque entre Erick Pulgar, Arturo Vidal, Charles Aranguiz (el mejor de un Chile que sigue anémico y sin gol) y Pedro Pablo Hernández tuvieron siempre con quien desahogar una salida clara, al pie y con balones en ventaja. Función que en períodos o procesos anteriores tenía un exclusivo controlador, que hoy pide a gritos el medio periodístico. La función de la recuperación y la entrega de la esférica recae en un medio campo con buen pie y llegada con peligro al arco rival que a veces abusa de centralizar las acciones y hace estéril las subidas de los laterales por las bandas.

Un primer tiempo donde Chile no pasó mucho peligro en el arco defendido por Gabriel Arias y donde Iván Morales fue un fantasma dentro de la cancha, da muestras de un esquema táctico de Reinaldo Rueda de buscar destruir el juego rival y evitar las pérdidas en mitad de cancha con salidas rápidas y vertiginosas. Una Selección que cubrió bien los espacios y realizó buenas coberturas a la hora de defender. No es lo mismo a las selecciones de hace doce años atrás pero el riesgo se redujo al mínimo dentro de nuestra zona.

Sin embargo, en el segundo tiempo; los peores minutos de La Roja fueron por errores individuales en la salida y en el marcaje, primero Mauricio Isla junto a un confiado Gary Medel en una jugada intrascendente que por fortuna da en el poste. En la posterior jugada una inexplicable infracción del ”Tucu” Hernández que es sancionada con penal y se genera la apertura del marcador a través de los doce pasos por Raúl Jiménez.

Con la desventaja se perdió el control del balón y México creció en ímpetu buscando la segunda anotación.

Todo se derrumbó en 3 minutos primero con el gol de Héctor Moreno en balón detenido después del córner, tras la falla de Erick Pulgar en la marca dentro del área, inexplicable porque por altura y envergadura el ex cruzado tenía todas las de ganar por aire, y luego con el segundo regalo de Pedro Pablo Hernández perdiendo la pelota en la salida cuando Chile partía de nuevo desde la mitad, que cobra Irving Lozano.

Nicolás Castillo tuvo su premio al marcar el descuento para Chile a veinte del final; la primera que tiene con posibilidad clara y no perdona. El “nueve” de Chile sufrió el abandono en ofensiva y lo huérfano de jugar con un compañero como Iván Morales que, si yo fuera su representante; lo matriculo en la Universidad o le enseño otra profesión.

Los tres goles fueron estocadas letales para los dirigidos de Rueda y ni los ingresos de Oscar Opazo, Gonzalo Jara y Felipe Mora pudieron darle otro aire a un Chile nocaut y sin ideas de ataque.

Finalmente, México se saca la mufa y la condición de “Hijo” de la Selección Chilena y desnudó los peores temores del cuadro dirigido por el Colombiano Reinaldo Rueda: Un equipo sin gol, con poca capacidad de reacción y el fantasma de un recambio que no ha llegado aún a Juan Pinto Durán. Lo peor de todo está por venir con el asedio mediático en la prensa con la falta de los jugadores emblemáticos antes del duelo con los Estados Unidos este próximo martes.

Next Post

Gustavo Quinteros: “Los jugadores hicieron un trabajo excepcional”

Post Views: 6

Suscribete ¡AHORA!