OPINIÓN | Cobresal-Everton suspendido

Convengamos que las decisiones políticas y regionales que se tomen deben ser en beneficio de la comunidad y no en provecho o beneficio de unos pocos. Actualmente existe un conflicto laboral con funcionarios externos de la minera Potrerillos y que lamentablemente dejó a un colaborador externo fallecido en el transcurso de las manifestaciones del día viernes en un confuso accidente donde un bus de pasajeros atropelló a la víctima cuando la manifestación había bloqueado la ruta C-13 en dirección a la instalación.

A raíz de esta grave y sensible situación; el Gobernador de la provincia de Chañaral, Ignacio Urcullu, tomó la decisión por seguridad pública de suspender el encuentro deportivo entre el local Cobresal y la visita Everton de Viña del Mar, encuentro programado inicialmente para este sábado 30 de marzo a las 12:00 hrs. Es evidente que, dónde hay una manifestación para reivindicar los derechos laborales y además ya existe la pérdida de vidas, hay que elevar las medidas de seguridad. Esperemos que sea sólo eso y que no se incremente la represión ni violencia por parte de la policía y sea su labor resguardar de buena forma el orden público.

Conocido los antecedentes, el compromiso de la autoridad política que solicitó a la ANFP la suspensión del duelo, hablamos del mismo señor Urcullu, se comprometió en asistir a una reunión con las partes involucradas en el duelo suspendido a las 11 de la mañana, sin embargo; personeros y directivos de Everton, Cobresal y la misma ANFP esperaron sin resultados la llegada del Gobernador Provincial, dejando aún más dudas respecto a la disputa del encuentro que extraoficialmente se hablaba de jugarse este domingo o el lunes, información que hizo circular la ANFP en sus redes sociales.

La dirigencia de Everton una vez visto que no hubo humo blanco por partes de las autoridades regionales y la ANFP para reprogramar el compromiso, volvió a Viña del Mar y según circula en los medios exige una compensación de 10 millones de pesos en forma de indemnización por gastos de logística y transportes. Lo cierto que la posición de Everton fue siempre dialogar y resolver de forma correcta la situación, sin embargo; quienes deciden no tuvieron la capacidad resolutiva y de negociación para llegar a un acuerdo: El gobierno regional y la ANFP.

Además de la compensación solicitada por Everton por el fallido encuentro; debería también asesorar y ayudar a buscar una compensación para aquellos hinchas y aficionados que viajaron hacia el campamento minero de El Salvador. No es un viaje de 2 horas en bus o en automóvil y tampoco es un lugar con mucha accesibilidad. Un sacrificio que haya sido por uno o por cientos; debería ser mínimo con entrada liberada para un par de duelos en Sausalito, una camiseta oficial o un gesto por lo menos de la dirigencia encabezada por Pedro Cedillo. Por lo menos algo que compense el gasto que supera los $50.000 por parte baja de aquellos que se la jugaron por seguir a Everton.

Lo cierto es que este domingo 31 de marzo, aún no existe voz oficial de la ANFP para agendar dicha sesión para volver a programar el encuentro y sólo habla en futuro: “se trabajará con los equipos involucrados”.

Sólo los talentosos pueden controlar el balón en velocidad, pensar la jugada antes de entrar al área y definir a sangre fría. Lleve esto mismo detrás de un escritorio y verá que quienes tomaron las decisiones de suspender el match, no cuentan con esas capacidades.

Next Post

Antofagasta hunde a la 'U' en el Campeonato Nacional

Post Views: 1

Suscribete ¡AHORA!