River, cada día más Gallardo

Cristóbal Matus

River se quedó nuevamente con la Recopa Sudamericana, para darle otro título internacional al Muñeco y poner a la banda sangre en lo más alto del continente. En el Monumental, vencieron a un duro Independiente de Santa Fe por 2 a 1 y, con su gente y en su cancha, demostraron que siguen siendo imbatibles definiendo finales de local, dejando en 4 la cantidad de veces que este rival colombiano ha vencido a un argentino por alguna copa. Así fue, entonces, el primer bicampeonato internacional en la historia de uno de los clubes más importantes de toda América.

Aun los más acérrimos y fanáticos avizoraban un pleito parejo, a medida que se acercaban al coloso de Núñez. El que a la postre fue el marcador final, fue el que más se presagió entre los hinchas gallinas, que no veían otro desenlace posible para su club más que la gloria.

Pasadito las 21 horas de ayer jueves, comenzaba la revancha de una llave que, en Colombia, había quedado en cero. Tras un recibimiento escalofriante de la parcialidad rojiblanca, la pelota se puso en juego con  vértigo y, antes de que se sentaran en sus butacas (bien sabemos que no se estila, de todos modos, ver el fútbol sentados en el otro lado de Los Andes), ya estaban gritando el primero.

Tres minutos de cotejo bastaron para abrir la cuenta. Fue Driussi quien empujó la gordita, tras un centro de Martínez. De camarín. Con eso, Santa Fe estaba obligado a ir a buscar el empate y poner lo mejor de sí para quedarse con el título, sin embargo, River parecía dominar las acciones y haberse apoderado del mediocampo, que, jugada a jugada, se tornaba más millonario.

Tras incluso darse maña para una atajada notable, el potero Batalla no tuvo muchos quehaceres, siendo un privilegiado espectador de la final, por largos pasajes del compromiso. Una vez que se cerró el primer tiempo, el Muñeco pareció repetir la arenga porque, en el complemento, nuevamente sus pupilos madrugaron a un rival que no supo de cafés en los vestidores y salió algo dormido al césped bonaerense.

Es que, a los 50, Alario -el favorito de la gente- la clavó de cabeza y puso la locura en un estadio que ya era una pura fiesta. Ahora bien, y como para volver a instalar los míticos peligros del 2 a 0, Independiente de Santa Fe se puso a un gol de empatarlo todo cuando, 15 minutos más tarde, descontó con gol de Salaberry, tras un tiro libre que terminó en doble cabezazo en el área. Como para sumarle otro mito y como para apuntar la no menor curiosidad de que es apenas el segundo gol que recibe River en Núñez defiendo una final en toda su historia. El anterior, había sido frente al Sao Paulo en la ya extinta Supercopa del 97 (¿les suena un Matador Salas?).

Con ese tenso marcador sobre el rectángulo, nadie fue capaz de ratificar sus intereses y River Plate se fue cerrando sobre su conveniencia hasta el pitazo final; instante en que el júbilo estalló y se alzaron los fuegos de artificio. Es el River del Muñeco, cada día más Gallardo, idolatrado, ganador e histórico, tanto en el campo como en la banca.

La ficha

River Plate:
Augusto Batalla; Jorge Moreira, Jonatan Maidana, Arturo Mina, Milton Casco; Leonardo Ponzio, Ignacio Fernández; Gonzalo Martínez, Andrés D’Alessandro; Sebastián Driussi y Lucas Alario.
DT: Marcelo Gallardo.

Independiente de Santa Fe:
Róbinson Zapata; Carlos Arboleda, Horacio Salaberry, William Tesillo, Dairon Mosquera; Juan Roa, Leonardo Pico, Jeison Gordillo, Omar Pérez; Jonathan Gómez, Humberto Osorio.
DT: Gustavo Costas.

Autoridades:
Árbitro: Carrillo (PER) Asistentes: Bossio (PER); Carrera (PER) Árbitro Suplente: Santiváñez (PER).

 




Next Post

Champions League: Lío de Roberto Carlos

El ex astro merengue fue invitado de honor a la gala para sortear los equipos de la UEFA Champions League, sin embargo, la reposición de una bola le jugaría una mala pasada. El brasileño Roberto Carlos, encargado de dar a luz los equipos del bombo cuatro, habría intercambiado de bolas […]

Suscribete ¡AHORA!