Una derrota con todos los ingredientes

Rodrigo Romero

Como hincha con rabia se escribe una columna respecto a una derrota pero no por los errores del equipo sino por los errores arbitrales que quizás no hubiesen cambiado el resultado pero al menos le habrían dado una mano al espectáculo.

Como hincha con rabia se escribe una columna respecto a una derrota pero no por los errores del equipo sino por los errores arbitrales que quizás no hubiesen cambiado el resultado pero al menos le habrían dado una mano al espectáculo.

Cobresal probablemente no le habría ganado a la U en igualdad de condiciones pero al menos hasta el minuto en que el guarda líneas anula sin duda alguna el gol legítimo de Saavedra, al menos, podría haber creado alguna duda y le habría dado más color a un deslucido partido.

Los errores en defensa en dos jugadas particulares dieron a la U un premio de dos goles de diferencia, terminando prácticamente la posibilidad de una reacción por parte de un cuadro muy inferior en nombres y planilla.

Pese a todo, Cobresal siguió con su libreto de buen trato de balón y consiguió un tiro libre cerca del área de la U, fue ejecutado y en la boca del arco el defensa Felipe Salinas anotaba un nuevo descuento pero nuevamente ahora el otro guarda líneas también sin ninguna duda ya tenía previamente la bandera levantada, curiosamente en ambas jugadas las repeticiones mostraban lo al límite de las jugadas y cómo estos jueces se precipitaron a cobrar.

Hasta allí para un equipo que venía con dos puntos producto de dos empates y con una campaña anterior en liguilla de promoción, jugando contra uno de los equipos que más se reforzó para esta campaña que venía de una goleada internacional, no se veía raro y menos llamaba la atención los cobros de los jueces.

El partido dejo el carácter de lucha cuando y producto de doble amonestación Cobresal perdió a Herrera, quizás en el único acierto del árbitro porque a las mismas faltas cometidas por los volantes azules no les mostró ninguna amonestación, dando licencia para que jugadores como Rojas, repartieran en el centro del campo de forma impune.

Pero allí no terminó el infortunio de los errores arbitrales, como no podía debutar sin un gol el jugador más caro de la presente temporada el mismo juez de línea que no dudo en levantar su banderola en el primer tiempo cuando convertía Cobresal, ese mismo juez no levanto su bandera ante la evidente posición de adelanto de Rubio y corrió a su lado para ver como la nueva contratación azul resolvía y marcaba el tercer gol de la noche.

Cobresal perdió por sus errores, su ingenuidad y porque no era la noche para que el equipo azul pasara algún mal rato y pudieran celebrar sus hinchas y accionistas ante la levantada y la llegada del goleador que les hacía falta. De seguir sufriendo arbitrajes así será nuevamente un año difícil en el que sólo el coraje y valentía de siempre nos mantendrán en Primera aunque a varios no les guste.

Next Post

Unión Española: ¿Fin a un ciclo o transición hacia una nueva etapa?

Es sabido que en los torneos de los últimos años en Chile se han caracterizado por la escasa capacidad de que los campeones reinantes sean capaces de retener sus coronas.

Suscribete ¡AHORA!